• Categoría de la entrada:General
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

El cargo de presidente en una comunidad de propietarios es obligatorio, y dicha obligación viene recogida en la Ley 49/1960, de 21 de Julio de Propiedad Horizontal, concretamente en su artículo 13.2. Dicho artículo indica que el presidente se elige entre los propietarios mediante elección, subsidiariamente o por un turno rotatorio (que es como normalmente se hace).

Es importante destacar que el presidente debe ser propietario y no representante, autorizado o hijo de este como en ocasiones pasa.

¿Quién queda exento de ser presidente en una comunidad de propietarios?

Anteriormente hemos dejado claro con respecto a la negativa, que uno no puede negarse así es como lo refleja el artículo citado y que el propietario podrá solicitar el relevo al juez en el plazo de un mes desde la asignación, alegando las causas que se autoricen para ello.

Las causas por las que un propietario puede prescindir de ser propietario son generalmente las de enfermedad grave o edad muy avanzada, entre otras. El juez es quién determina si el candidato cumple los requerimientos que lo eximen del cargo.

Funciones del presidente en una comunidad de propietarios

Las funciones del presidente en una comunidad de vecinos son las de representar a la comunidad en juicio y fuera de él, así como la de designar abogado y procurador. Cabe destacar que un propietario moroso no podría realizar tales funciones ya que iría en su propia contra.

¿Los propietarios de los bajos deben ser también presidentes?

La respuesta es SI.

Los propietarios de bajos o locales comerciales que pertenecen a la comunidad de vecinos también tienen la obligación de ser presidentes. Como propietarios la obligación es la misma que para el resto, aunque lo más frecuente es que no vivan en la comunidad lo que dificultaría la comunicación entre copropietarios o gestiones a realizar al no residir en esta.

¿Qué pasa con los voluntarios para ser presidentes?

En algunas comunidades se tiene en consideración la voluntad propia de ejercer el cargo, ya que de esta manera las personas voluntarias suelen tener una mayor predisposición al desempeño de las funciones que conlleva el cargo.

En caso de que no haya ningún voluntario suele seguirse con el turno rotatorio.

En ZarzoFincas intentamos sintetizar lo máximo posible la labor del cargo para que este no suponga una gran carga para el presidente electo, de manera que así facilitamos al máximo sus funciones e intentamos que estas sean lo más sencillas posibles.

Deja una respuesta